18 de enero de 2006

Mi tendón y el de Aquiles

Ahí hay ays de ayer
Bueno, bueno, bueno. Debido a la insistencia de tanta gente (¿he oído un bpjjjj! *?), y a las numerosas cartas y emails recibidos (¿eso ha sido una risotada?), y a los incontables SMS que piden que hable un poco de mí (oye, eso era una carcajada, no digas que no... Un poquito de yo qué sé), e incumpliendo mi propósito de no hacerlo, pues este no es el lugar (s) ni el momento (t), me atrevo hoy a reflejarme un poco en el (maldito) cristal, dejando pasar algo de luz hacia el otro lado. Contaré algo sobre mí. ¿Cómo? ¿Que a tí qué te importa? Brrrr. :D

Hoy, según mi caduca agenda del 2005 con premio para el caballero, se cumple un año de mi -deseada**- lesión de tobillo, haciendo como que jugaba al balón de futbito. Me lo hice polvo, y con él mi tendón de aquiles. Son muchos los traumatólogos que me ha pedido que vaya a verles (para pagarles lo que les debo), pero no he podido este año por multitud de excusas insignificantes, pero que si las juntas, forman una señora excusa, por no decir exclusa.

Hace unos días, empecé a notar notoria mejoría en este mi tobillo del lado izquierdo. Afortunadamente, he hecho vida pseudonormal a pesar de él, y con él. Y curiosamente, no es ni ha sido la parte de mi cuerpo que más me ha dolido durante el premiado año.

Hoy, tal día como ayer (ya sabes que con los años los días se retrasan un día), me doblé salvajemente y por primera vez, el tobillo. Y será la última. No lo dudes. Ahora dime: ¿qué te duele a tí***?

* personal onamatopeya (como sabéis algunos ;D) de risotada contenida, labios juntos.
** 40 minutos antes de la lesión, me atreví a pronunciar las siguientes palabras: -- pffff, tío, yo lo que quiero es lesionarme y así no darle más vueltas a esto...
Cuidado con lo que deseas... podría...
*** no vale decir el diodeno, ni el píloro, ni la oreja de otro.

7 comentarios:

Fernanblog dijo...

¿Qué hay del dolor de cortarse con un folio en la yema del dedo meñique?

¿Y lo que duele reírse o estornudar cuando tienes agujetas después de hacer abdominales (abominables ejercicios)?

¿Y tragar agua por la nariz?

¿Y clavarse una espina del pescado entre dos muelas?

¿Y pelar tomates con un “padrastro” (¿se dice así al pellejillo ese que sale junto a la uña?)?

Fernanblog dijo...

A pesar de los dolores comentados, todos sabemos que el dolor más doloroso y el dolor más inhumano es otro.

Dicho dolor viene a ser tan escandaloso como tener un campo grande y no sembrar cebollinos, o remolachas.

¿No os parece?

carlitosreina dijo...

Discrepo. El dolor más doloroso e inhumano es el debido a una tapa de un piano...

Cuando yo era pequeñito... escuchaba este tipo de rimas frecuentemente... :D

monocamy dijo...

Uyyy... torcerse el tobillo... agggg. Sólo de pensarlo se me pone la carne de gallina. Era mi lesión tradicional, jugando al baloncesto. Hombre, habría ayudado un poco jugar en un suelo liso y no en aquel patatal, pero no estaba la democracia aún como para exigencias sibaritas xDD.

Dicen que los dolores más intensos son los de rotura de tendón de aquiles y los dolores propios de expulsar una piedra del riñón. Y de los de muelas también he oído leyendas dramáticas. :O

Yo diría que en 2005 el dolor que más se ha manifestado ha sido el de la tortículis, que te tenido en, al menos, 5 ocasiones, que recuerde. Mi manía de estar en casa con el torso desnudo y las corrientes fueron un cóctel explosivo. Bueno, manía no, qué rayos. Soy caluroso, qué culpa tengo. xD

En cambio, sólo recuerdo haber padecido migraña una vez, en todo el año pasado, experimentando así un descenso acentuado con respecto a los datos correspondientes al año anterior :PP

Joer, tronco, esto parece un informe... xDD

Ah, se me olvidaba, también recuerdo con nitidez un balonazo que recibí en las gónadas, a eso de las 16:20 horas del ocho de agosto. La temperatura era de unos 32º y la humedad relativa, 38%. En el resto de españa, interbalos nubosos y aumento de la temperatura, con riesgo de tormenta :O

xDDD

betico.agradecido dijo...

yo tengo un dolor que agradecer; siiii agradecer. Agradecer el dolor que pasó una mujer hace hoy 28 años en una camilla del hospital virgen del rocio de sevilla. Tras varias horas de espera, daba a luz un crio que hoy en estas líneas le agradece a ella y a su marido (el que puso la semilita como reza el anuncio) todo lo recibido en estos años.

GRACIAS MAMA, GRACIAS PAPA, OS QUIERO...

ella y su orgía dijo...

Yo rubrico todos los dolorcillos con los que Fernanblog ha inaugurado las postillas.

Y tú, ¿para qué mencionas cuentas pendientes con el ramo médico? Mira que si te están leyendo...

Abrazo orgiástico.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Pago mis deudas, no como otros. Ya devolví el talón al señor Aquiles. Por eso y porque me atiborro de tortillas de nolotil, a mí no me duele nada.