29 de agosto de 2011

Como pez en el aire

Estoy sentado, mirando al mar directamente a los ojos. Pienso que muy muy al fondo, en donde nacen las olas y el propio horizonte no sabe si es cielo o es mar, debe haber una vida marina muy agitada que desde mi posición es imposible ver, siquiera imaginar.

Estoy tan absorto como puedo, y escucho a una mamá que le dice a su hija pequeña que no se meta en el agua que hay olas muy altas. Mientras la niña se vuelve e inicia un intento de réplica a su madre, un pez de cierto porte da un salto bastante pronunciado, saliendo del agua, para volver a entrar en ella con bello carpado con doble tirabuzón que es el deleite de los que miramos al mar. - ¡Anda, Virginia! ¡Te lo has perdido! ¡Un pez grandísimo ha dado un salto y ha salido del agua! - escucho cómo le dice la mamá a su niña. Recuerdo aquel documental que vi aquel día, que decía que cuando todo cambie en el planeta que llamamos Tierra (Earth/Terre/Urantia), incluso después del planeta de los simios, cuando El Hombre sea el combustible fósil de futurísimas generaciones, los animales voladores que poblarán este planeta serán los evolucionados a partir de los llamados peces voladores, que cada vez darán saltos mayores ... hasta que vuelen.

Nosotros, que nos desenvolvemos en tierra firme, decimos cosas como no te metas pa lo hondo, Yonatan, o Salte ya del agua que tienes los labios morados, los dedos arrugados y un ojo al lado del otro. Claro. Nuestra atmósfera ambiente es el aire. En él nos desplazamos, somos y estamos. Al cambiar de medio, del aire al agua, decimos "meternos en el agua" y viceversa.

Reflexiono.

Le digo mentalmente a la mamá de Virginia "no, el pez ha salido del agua relativamente. En realidad ha entrado en el aire". Imagino a la mamá del pescaíto saltarín pidiéndole que no se meta en el aire muy a lo hondo, que hay frentes del sáhara, que hay levante, o que hay terral. Imagino al pez saltarín sintiendo lo que yo cuando buceo, y tengo en mente el volver al aire para sentirme bien y tranquilo.

El medio natural del pez es el agua del mar. Por tanto, desde su punto de vista, al pasar al aire, está entrando en él, se está metiendo en el aire, su medio extraño. Cuando cae al agua tras su pequeño vuelo sin motor conteniendo su respiración, está saliendo del aire.

Ahora comprendo que he estado un tiempo como pez en el aire. Pero llega un momento en que debes tomar conciencia de manera inconsciente de que simplemente tienes que dejarte caer y sumergirte en tu medio natural. Y respirar.

3 comentarios:

Ángela dijo...

He de decirle que tiene razón, y que nunca me lo había planteado de esa manera, la verdad...
Muchísimas gracias por estas entradas veraniegas, que te hacen ejercitar un poco las neuronas en verano, muchas gracias.

Clownclavero dijo...

Entro en el text area del comentario para salir del aletargado sin vivir del chupaposte de turno

carlitosreina dijo...

Por comentario querrás decir postilla, me imagino ¿es correcto, estimado clownclavero?
Se agradece infinito.