20 de junio de 2005

De depende

- Michael**, ¿qué es más grande, un barco o dos barcos?
- ¡¡2 barcos!!
- ¿seguro...?
- ...mmm, ¡sí!
- bueno, depende ¿no?
- ¿y por qué, tito?
- pues, depende de cómo sean los barcos, porque...
- Ah! ya me acuerdo. Si los barcos son pequeñitos y el otro es grandote...

Pasan dos cosas. Dos cosas y una tercera. La primera, es que normalmente nos esforzamos muy poco a la hora de enunciar preguntas, de manera que no haya dudas, que sean completas, que no exista ambigüedad. Una segunda cosa, es que sabiendo que se cumple la primera en determinadas ocasiones, no prestamos toda la atención que debiéramos a lo que se nos pregunta. Y a veces obviamos la parte fundamental. La tercera, que no quiero obviar ni quiero que obvies, es que (a mi modo de ver) se usa muy poco la palabra depende*. Y tú tal vez pensarás: -pséeeee, bueno... eso depende. Y me parece correcto. Y si me lo dices en una postilla, mejor que mejor. Hay muchas cosas en este mundo que dependen, y las etiquetas no ayudan a tener ésto presente, ni pasado ni futuro. Esto es así ¿o es asao? ¿depende?

¿Desearías haber contestado alguna vez depende en lugar de lo que contestaste? Tenlo presente si te ha pasado para el futuro.

* la excepción a esto es la persona del jarabedepalo.
** 5 años (a fecha de hoy:20junio2005)


6 comentarios:

TitoMigue dijo...

Mige, ¿te puedo hacer una pregunta?--> a lo que suelo contestar pregunta, pregunta, que ya veré que te contesto, si es que lo hago. Y luego viene aquello de: pregúntale a.... Pero eso endepende. Es un recurso muy utilizado por mí el de enlazar a otra fuente de información y también lo es el de usar la respuesta dependentista.

Cuando mejor viene es cuando me preguntan en época de examenes ¿Cómo lo llevas? y yo answerizo: "Todo me pende".

dependedeloscoloresverdeyblanco dijo...

¿¿¿quien la escondio la medicación al titomigue??? DEPENDE...

Anónimo dijo...

A mi tambien me pende...

er tío dijo...

Carlitosreina dixit "¿Desearías haber contestado alguna vez depende en lugar de lo que contestaste?"

Depende

Fernanblog dijo...

Con esto, nuestro amigo Carlitos nos ha llevado a la "Paraleja de los saberes contrapuestos".

Sí es cierto que nos esforzamos muy poco a la hora de enunciar preguntas, y si no, ¿recuerdas cuando aquello que sí era como un esto de los de allí?
No. Las preguntas de ahora no son como las de antes. Pero y de las respuestas qué, ¿eh? Fijémonos que la siguiente pregunta es bien concisa, y la respuesta real debe ser bien clara: "porque no tenía ganas". Sin embargo, la respuesta no es la correcta:
- ¿por qué no has bajado la basura?
- No, es que estaba teniendo el libro ese, que es el capítulo cuatro y como ahora iba a salir a por un helado. Ha llamado Marga y va a traer la camisa de la boda. Bueno, ahora bajo. Espérate cinco minutos que sea el intermedio.
- Anda, que ya la he bajado yo.

Paradoja del asunto:
Las preguntas concretas desembocan súbitamente en respuestas difusas, mientras que preguntas ambiguas se responden rápidamente con rotundidad. Mira el bueno de Michael que rápido fue en su primera respuesta.
En definitiva, existe una indeterminación en todo diálogo interrogatorio, denominada "incertidumbre inquisitoria" que siempre estará en el quid de la cuestión. De esta forma, cuando quien pregunta sabe bastante del asunto siempre recibirá una respuesta dubitativa. Sin embargo, si preguntas para conocer lo desconocido, lo que entre por tus oídos será asimilado como un axioma fundamental, puesto que será una respuesta incuestionable por rotundidad inherente.

Moraleja de la cuestión (o de la respuesta):
Para no ser un pardillo en todo diálogo, interrogatorio o negociación, pregunta con rotundidad para que la "incertidumbre inquisitoria" caiga del lado de tu interlocutor.
Ten esto en cuenta, porque si el líder no nace, sino que se hace, ahí tendrás una gran baza

carlitosreina dijo...

En efecto, amigo blogfernanblog. Creo que llevas gran parte de toda la razón cuando dices lo que piensas. Me parece muy correcta la paraleja. Y cada uno puede pensar en mil ejemplos que demuestren esto que dices.

-Niño, ¿ta comío el plátano ya?
- eeee, esteeeee, sí, bueno, vaya estaba prácticamente empezando, es que estaba mu duro y he tenido que usar un cuchillo para pelarlo. Y me han llamado al telefonillo los del 5º pa que me baje a juga un desafío contra los de bloque 3.

Y recuerdo yo ahora con nostalgia, la conversación que tuvimos la semana pasada: ¿El líder nace y el cabrón se hace? ¿Viceversa? ¿Otra cerveza?