11 de mayo de 2005

Titulares y suplentes de prensa

En realidad, voy a expresar por vertir y di-vertir mi opinión acerca de titulares y no titulares (suplentes). Es decir, que paso a continuación a comentaros mis cuestiones acerca del fenómeno titular de prensa, e incluso del fenómeno cuerpo de la noticia.
¿Por qué de estas reflexiones? Porque escapa a mi entendimiento (y no miento ni miento ruina) la capacidad o la in-ídem para expresar ideas que tienen los titulares de prensa habitualmente. ¿Por qué son necesarias tantas matizaciones por parte de los declarantes, después de que se les publique algo que han dicho? Podríamos decir, mejor, después de que se les publique algo que NO han dicho. Sería más real.
Se dice que la prensa es un poco manipuladora. Que en lugar de informar, orienta. Algunos piensan que es un poco mucho. Otros que un mucho poco. Los de más allá, que es un poco bastante, y los hay que opinan que tiene muy poca vergüenza. Hombre, esto es algo casi indudable. Nadie de este mundo es objetivo, ni tiene como objetivo serlo. Eso es ciertamente imposible. La prensa, tiene detrás quien presiona y prensa porque es quien pone el capital de provincia, y quiere salir beneficiado y benedicto de alguna manera, a la larga o la corta, a lo pérez o a lo laporta. Algo l'aporta, seguro.
Pero, anyway, es absolutamente irritante la manera en que nos cuentan las cosas. Y yo antes, pensaba que bueno... el párrafo anterior tiene su verdad, y como decía mi abuelo, la prensa tiene muy mala idea y/o leche. Pero desde hace un tiempo, me pregunto que por qué. ¿Por qué tanta mala idea/leche? Y no encuentro razón, por la cual se puedan cambiar las cosas al contarlas al uso que estamos acostumbrados. ¿Por qué entonces?
Ahora, es cuando me toca pedir disculpas de antemano a los periodistas, a los estudiantes de periodismo, etc... Les ruego me disculpen, pues no quiero ofender a nadie, sino contar mi visión. Creo, que a lo dicho anteriormente, hay que añadir una incapacidad real para resumir y sintetizar mensajes. No hay rigor a la hora de contar una realidad, o una/s declaración/es. Cuando las palabras que se eligen condicionan el resultado. Pienso que no existe en la sociedad rigor ni interés en la conservación al mensaje original, a la idea primera. No hay respeto por la "verdad". - Da igual, pon lo que sea. - Y esta incapacidad, que considero universalmente extendida en la sociedad, se refleja con antonomasia en el sector más reflejante de este fenómeno: el periodismo. Pues se dedican a esto.


Naturaleza orientadora-subjetiva + incapacidad + intereses = ??

Sólo pido un poco de rigor y buena intención.

1 comentario:

rictusdeshangaibombaytangai dijo...

Hola Carlitos,
Pues a decir verdad, me gusta tu articulito y he de decirte que, en la parte que me toca no me siento ofendida.
No dices mucho que nadie sepa. La objetividad no existe, no existe ninguna verdad absoluta, entonces, ¿cómo decir qué poca objetividad la de este periódico si lo estás viendo desde tu propia perspectiva?
¿Por qué decir que los medios de comunicación tienen mucha mala leche por contar su visión de los hechos? ¿Por construir la realidad conforme a sus creencias? ¿conforme al contexto social-político-económico-emocional-histórico-etc-etc?
¿Quién no construye realidades?
Recordemos a Platón cuando decía que tras la muerte las almas se bañaban en el río Ameles y se desprendían de todo el conocimiento adquirido en la anterior vida...
Ups, lo siento, otra vez se me va...
Ahora que acaba de terminar la Semana Santa, tomémosla como ejemplo.
El otro día me preguntaba una persona que le contara la historia (con pelos y señales) de Jesús de Nazaret. Sí, sí, de Jesús de Nazaret, no la de Jesucrito Superstar (jejeje).
¿Qué debía yo contarle? ¿Lo que está en el Nuevo Testamento? ¿Caballo de Troya de JJ Benítez?(ups, perdón que esto es un plagio de...esto, ¿el libro de urantia?.
¿A quién creemos?
¿Existía ya el periodismo, tal y como lo estás describiendo aquí, CharliQueen?
Nada es objetivo, pero de eso no hay que echarle la culpa a la prensa.